Browsing articles tagged with " truchicultura"

HISTORIA DE LA SALMONICULTURA EN LA PROVINCIA DE MENDOZA

Oct 30, 2013   //   by admin   //   Historia de la acuicultura en Argentina  //  No Comments
MENDOZA Comienzos y actualidad de la truchicultura en la Provincia de Mendoza
Por Patricia Peralta
Según la Sociedad Científica Argentina la primera introducción en la Argentina de ovas de salmónidos comenzó el 19 de enero 1904, cuyos puede leerlos en: http://acuicultura.org.ar/?p=2008

La piscicultura en Mendoza se inicia y desarrolla durante varios años en base a huevos embrionados de salmónidos procedentes de San Carlos de Bariloche, los que completaban su incubación y cría en la antigua estación El Manzano, en Tunuyán. A partir de 1971 se trabaja en las estaciones de Salmonicultura El Manzano, con el objetivo de mantener y/o aumentar la carga piscícola en los ríos de Mendoza. Se cumplen tareas de resiembra con especies exóticas como truchas (Salmónidos), pejerreyes (Atherinidae) y percas (Percichthys), y de manejo de poblaciones autóctonas a través de los períodos de veda. Las actividades de siembra se inician en 1957 hasta nuestros días. (Talavera, 1992).

Centro de Salmonicultura El Manzano

Villanueva M. y V. Roig en su trabajo “La Ictiofauna de Mendoza, Reseña Histórica, Introducción y Efectos de Especies Exóticas” (1995), indican que según la información contenida en la documentación histórica (1644, 1670, 1682 entre otros), referente a la ictiofauna presente en río, arroyos y lagunas, la misma ha producido un fuerte incremento de especies exóticas y transplantadas introducidas. Esto último debido a una acción antrópica, con el objetivo del “enriquecimiento cualitativo del patrimonio de especies piscícolas en los ecosistemas acuáticos regionales. Por lo cual al día de hoy la Provincia de Mendoza presenta una “nueva” ictiofauna “sintética” (Mina 1992), constituída tanto por especies nativas como no nativas.

Hace treinta y ocho años comienzan en Mendoza las tareas de piscicultura, con la introducción oficial de salmónidos (Villanueva y Roig, 1995).

En la Provincia de Mendoza, la actual Dirección de Recursos Naturales Renovables fue uno de los entes precursores de la salmonicultura.

río de mendoza

Un siglo después de que la trucha arcos iris fue introducida en la Argentina (1904), Mendoza tiene pisciculturas y emprendimientos de acuicultura en Malargüe, San Rafael y sobre todo en el Valle de Uco. La producción va desde la cría para consumo y ornamentales, hasta el desarrollo del amur blanco para el control de malezas acuáticas. En el distrito de Capiz, San Carlos, el establecimiento trabaja con el Centro de Salmonicultura de El Manzano y la Dirección de Recursos Naturales Renovables. (Landreau, S. 2004).

Desde una visión más global se puede afirmar que nuestra provincia es un suelo rico en medios para la cría en cautiverio de la trucha arco iris. 

Los ambientes acuáticos presentan aguas transparentes, muy oxigenadas, con temperaturas que no pasan los 20 ºC en el verano, de circulación permanente y caudales que aseguran una producción sustentable.

La sanidad pasa por el manejo y control de las variables productivas, si bien Mendoza es reconocida como una provincia limpia de enfermedades. 

Nuestros arroyos y ríos poseen las condiciones para que prosperen los pequeños y medianos emprendimientos. La producción en este horizonte oscila entre los 8.000 a 20.000 kilos anuales. El kilo, según la temporada y calidad, flota entre los 17 y 21 pesos.

El peso de faena ronda los 350 gramos para un plato de unos 250 gramos. Se logra en un año dependiendo de la genética, tipo de alimento, calidad del agua, manejo, sanidad.

El 30 de octubre de 2008 se publicó en Mdz On line, la nota titulada “Alevinos de truchas” mdz on line

El día 29 de Octubre de 2008 comenzó la temporada de siembra de alevinos de truchas en los arroyos del Valle de Uco, a cargo de la Dirección de Recursos Naturales Renovables. 

La actividad se extendió durante 40 días, con individuos criados en la estación piscícola de El Manzano.

Se introdujeron más de 30.000 alevinos de truchas arco iris en los arroyos Papagayos y Yaucha.

Con este plan de siembre, “la provincia está haciendo un gran esfuerzo para mantener el recurso íctico, reactivando la estación piscícola de El Manzano y mejorando las condiciones para la pesca deportiva”, con una producción de más 300.000 alevinos.

Entre los 2 y 6 meses de edad, los alevinos fueron trasladados para la siembra a los cursos de agua aptos para su desarrollo, y en donde, generalmente, se registra una disminución de su población a causa de la pesca indiscriminada y los accidentes climáticos.

Según estimaciones de los especialistas de la Dirección de Recursos, de las 30.000 truchas que a partir del 29 de octubre fueron sembradas, sólo llegarán a ser adultos entre un 5 a un 10%.

El número previsto de truchas arco iris que sobrevivirán, garantiza el equilibrio de la ictiofauna en los cauces naturales de la montaña y permite el uso moderado del recurso hasta que nuevamente, el próximo año, se realice la siembra.

De forma complementaria, la Dirección de Recursos inició una siembra de salmónidos en los arroyos de Malargüe.

A diferencia de los ejemplares producidos en la estación de piscicultura del Valle de Uco, los que se siembran en el sur son capturados de la vida silvestre que tienen más posibilidades de sobrevivencia porque están mejor preparados para resistir en el medio.

cuencas de mendoza
El 5 de junio de 2010, se publicó una nota realizada al Téc. Bruno Marín, en el Diario Los Andes:

Con una aparente retracción de la demanda interna, aunque con posibilidades casi intactas de avanzar en el mercado internacional, la producción de carne de trucha se sostiene en el ámbito nacional, pero mantiene sus limitaciones en Mendoza.

Si bien, la actividad no es nueva en la provincia ni en el país, la falta de hábito de consumo interno por un lado y las sucesivas crisis económicas por otro, habrían impedido un mayor desarrollo. Según la información relevada por este suplemento, hasta el momento, sólo dos criaderos estarían operando regularmente en la provincia: uno en Malargüe y otro en Tupungato, emplazado en una de las fincas de Bodega Atamisque. atamisque
Atamisque
No obstante, otros emprendimientos que supieron ser importantes quedaron en el camino, tal fue el caso del que montaron en el complejo turístico Las Leñas o el que había sido instalado en Vista Flores, Tunuyán.
La crisis de principios de la década pasada (2001) fue un factor decisivo para el devenir del negocio en la última década. Así opina Bruno Marín, de San Rafael, que dejó hace años la cría de truchas.
El mercado interno de la trucha está en cierto modo complicado, porque la demanda no estaría respondiendo a una oferta que la excede, producto de la “proliferación de criaderos en jaulas flotantes en la zona de Alicurá”.
Ese sistema, precisamente, era el que empleaba Marín en su emprendimiento instalado en el embalse Los Reyunos hasta que debió dejar la actividad por la crisis del 2001.
Grandes y pequeños productores
Otros referentes locales del negocio, estiman que la producción nacional de carne de trucha podría estar en el orden de las 2.500 a 3.000 toneladas anuales.
neuquén
Hay producción en Jujuy, Salta, algo en Catamarca; en Córdoba hay 2 ó 3 criaderos de entre 20 y 30 toneladas; Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Pero la zona más importante de cría está en los alrededores del embalse Alicurá, en la confluencia de los ríos Limay y Traful (entre Neuquén y Río Negro).
Allí disponen de un mayor caudal de agua (y, consecuentemente, de un mayor nivel de concentración de oxígeno) un factor que condiciona el volumen de producción potencial. En esa zona, hay cuatro o cinco criaderos grandes, que podrían estar produciendo entre 200 y 800 toneladas anuales o más, y tienen llegada al mercado internacional.
Los criaderos de Mendoza no tienen esas dimensiones. De hecho, en el extremo opuesto se encuentra caso de César Gatica, que cría truchas desde hace 21 años -aprovechando el agua de un manantial- en el Sur de Mendoza. Es titular del criadero Cuyam-Co*, un emprendimiento enclavado junto al Dique Blas Brisoli sobre el río Malargüe, 12 kilómetros hacia el Sudoeste de la ciudad cabecera de ese departamento.
En el año 2011, la Dra. Laura Luchini, Directora Nacional de Acuicultura declaraba al Diario San Rafael: diario san rafael
La cría de truchas en el sur no logra desarrollar su potencial
Laura Luchini
Pese a las condiciones favorables que ofrece la provincia de Mendoza, solo quedan dos criaderos, uno en Malargüe y el otro en Tupungato. A pesar de ser una actividad que crece a nivel nacional e internacional, la acuicultura no ha podido desarrollarse en esta provincia, donde se encuentra bastante limitada. Hace diez años había cerca de una decena de establecimientos con cría de truchas arco iris, y hoy quedan solamente uno en Tupungato (Atemisque) y otro en Malargüe (Cuyam Có).
La zona donde más se produce trucha es la confluencia de los ríos Limay y Traful (entre Neuquén y Río Negro). En el país también se cría pacú, carpa, tilapia, pejerrey y salmón, en Chaco, Formosa, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Catamarca y Tucumán.
Según explicó a nuestro diario, la doctora Laura Lucchini, “algunos establecimientos que había en la provincia dejaron de funcionar” y reconoció la actividad del que se ubica en Malargüe. San Rafael supo tener su producción en jaulas flotantes en Los Reyunos, aunque ya hace años cerró sus puertas (tras la crisis de 2001). Pero, a sabiendas que esta actividad crece en el mundo, hay que tener en cuenta la potencialidad para volver a desarrollarla.
Vale destacar que Mendoza tiene su propia ley de acuicultura, la cual establece que por las características hidrográficas, existe una gran cantidad de cauces de agua de baja temperatura y de alto contenido de oxígeno, como así también reservorios naturales y artificiales de agua, lo que constituye una potencialidad para la producción comercial y recreativa de la producción acuícola que permite emprendimientos económicos, y resulta un importante complemento de otras actividades como el turismo y la gastronomía.
A futuro, las puertas están abiertas para desarrollar esta actividad que crece en el sur del país y a nivel internacional.
En los últimos 20 años, la acuicultura registra un notable incremento por el descenso en el volumen de las capturas en aguas abiertas y porque la pesca es cada vez más escasa. Vale destacar que lo que existe en el departamento es la siembra de ejemplares en la Estación Piscícola del Sur del Club de Pescadores donde se desarrolla la cría y repoblación de aguas en Embalse El Nihuil, Valle Grande, el Río Atuel y otros con ejemplares de alto valor deportivo.
En el Club se realizan actividades de incubación y alevinaje de percas, truchas y pejerreyes.

Fecha de hoy

Nuestras Empresas Amigas

imgimg
imgimg
imgimg